https://view.genial.ly/6628302bdbe2e500141ed262/interactive-content-mapa-data-vis
top of page

El Río Hirviente de la Amazonía

El Río Hirviente de la Amazonia es un fenómeno natural de notable importancia, situado en el distrito de Honoria, provincia de Puerto Inca. Este cauce de agua en constante ebullición se erige como un ecosistema singular a nivel mundial y un destacado patrimonio ecológico para el Perú. Una antigua leyenda Asháninca narra que el Sol descendió a la tierra para recorrer la selva, pero fue emboscado por sus adversarios, los demonios de la noche. Según esta narración, uno de los demonios le asestó una puñalada en el corazón, y al retirar la daga, brotó un gran chorro de sangre hirviente del Sol, que cayó sobre la selva, dando origen a un impresionante río en ebullición. De esta historia deriva su nombre: "Shanay-timpishka" (que significa "hervido con el calor del sol").






Con más de 6 kilómetros de recorrido, este río se destaca como el río hirviente más grande del mundo con un sistema geotérmico único en el planeta, reconocimiento atribuido por el geólogo científico Andrés Ruzo, explorador de National Geographic, quien ha realizado estudios continuos en la región. A pesar de su prominencia entre las manifestaciones geotérmicas a nivel global, el Río Hirviente no es resultado de actividad volcánica, como suele ser el caso de otros ríos térmicos. En cambio, las aguas geotérmicas de este río se originan a partir de las lluvias que caen en la densa selva alta, muy distante de su curso final en Honoria. Al infiltrarse en el suelo, estas aguas fluyen a través de grietas, fallas y fracturas geológicas, alcanzando profundidades de varios kilómetros. A medida que se adentran en la tierra, se calientan gradualmente debido al gradiente geotérmico, es decir, a medida que profundizan, aumenta su temperatura.


El entorno del Río Hirviente ha evolucionado en un oasis de selva en medio de un paisaje marcado por la deforestación. Aún se pueden avistar diversas especies de aves como tucanes y loros, así como monos, perezosos, caimanes, huanganas, felinos y otros animales. En el Perú, este río se ha convertido en un punto de referencia crucial y reconocido a nivel internacional para la ciencia y la conservación. Por esta razón, más de 50 investigadores de 13 países llegan cada año para estudiar diversos aspectos, desde la geociencia hasta la antropología, pasando por la microbiología, la micología, la ictiología y la entomología, entre otros campos.






Sin embargo, mucho antes de los estudios de los científicos modernos, el Río Hirviente ya era un punto de gran importancia en el conocimiento tradicional amazónico. Este legado persiste a través de los maestros y chamanes que utilizan las aguas, plantas y rocas del río para curar tanto el cuerpo como el alma. Centros como Mayantuyacu, liderado por el destacado Maestro Asháninka Juan Flores, y Santuario Huishtín, bajo la dirección del Maestro Kokama Enrrique Paredes, Shanay Timpishka Ecolodge, Mamayura, Cachiyacu, Fiori Ecolodge, entre otros ofrecen servicios turísticos para la estadía, alimentación y recreación, así como excursiones en la selva con un enfoque en turísmo de salud y místico. Además, operadores turísticos como Charuya Travel y Yanesha Tours, junto con guías oficiales de turismo registrados en el MINCETUR, están dando los primeros pasos hacia el ecoturismo en la zona.





La afluencia de turistas nacionales y extranjeros al río refleja un perfil de viajero que busca desconectarse del mundo digital y urbano para sumergirse en los encantos curativos de la selva y los vapores geotérmicos del Río Hirviente. Nuestra responsabilidad radica en proteger este río y trabajar de manera coordinada para preservar los ecosistemas que alberga tanto en el bosque circundante como en sus aguas. El turismo sostenible, las actividades ecoturísticas y la gestión responsable son la clave. Protejamos el Río Hirviente.


Por: Glen Larson Arriaga

Profesional en Turismo


130 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page